IMG_2440

“Hoy le contare dos historias  y quiero que la s lea por son verdaderas

fuente  anuario  2015  ( quiere ver mas historias solo un clic aquí

*****Encontró un tesoro en la basura *****  ( primer historia )
Cristina, que vive en Rumania, nunca fue a la escuela, así que no sabía ni leer ni escribir. Era muy pobre y se ganaba la vida buscando latas y botellas de plástico en el basurero de la ciudad. Un día, mientras rebuscaba entre la basura, algo le llamó la atención: eran publicaciones bíblicas con ilustraciones de gente feliz. Y pensó: “En alguna parte del mundo tiene que haber gente así”. Cristina sintió curiosidad por lo que decían las publicaciones, así que le pidió a alguien que se las leyera. Al enterarse de que hablaban de la Biblia, le dio pena que las hubieran tirado a la basura. Algunas estaban completas, pero otras estaban rotas en pedazos. Aun así, Cristina siguió yendo al basurero para conseguir folletos, tratados y revistas. Hasta aprendió a leer para beneficiarse más.

Tiempo después, los testigos de Jehová contactaron con ella y empezaron a enseñarle la Biblia. ¡Qué contenta estaba de saber que Jehová la había atraído hacia él con publicaciones que otras personas no habían apreciado! En la actualidad asiste a todas las reuniones y le encanta lo que está aprendiendo. Una de sus mayores alegrías es contar con revistas, libros y folletos nuevos. Ya no tiene que buscarlos en el basurero. Sin duda alguna, Cristina encontró un tesoro en la basura.

*****Enseña la Biblia en el bosque ***** ( segunda historia )

Alemania: Margret dando clases de la Biblia en el bosque
Todas las mañanas, Margret pasea con su perro por un bosque de Alemania. “Intento conversar con la gente que pasa —comenta—, y si veo que no tienen prisa, empiezo a hablarles de la Biblia.”

Un día se encontró a una señora de unos 70 años que también estaba paseando a su perro y empezó a hablar con ella. A la señora le gustó la conversación, y le dijo que ella le ora a Dios y lee la Biblia a diario. Desde ese momento empezaron a hablar todos los días de temas espirituales. En cierta ocasión, la señora le preguntó a Margret: “¿Cómo sabe tanto de la Biblia?”. Ella le explicó que es testigo de Jehová.

Margret se ofreció varias veces para ir a casa de la señora a enseñarle la Biblia, pero ella siempre le decía que no. Aun así, seguían conversando cada vez que se veían. Meses más tarde, Margret volvió a ofrecerle un curso de la Biblia, y en esta ocasión, la señora le confesó que tenía miedo de ponerse a estudiar porque al hombre con el que vivía no le gustaban los testigos de Jehová.

La siguiente vez que Margret fue a pasear al bosque, se llevó la Biblia y el libro Enseña. Cuando vio a la señora, le dijo con valor: “Esta vez no le voy a ofrecer estudiar la Biblia en su casa, sino estudiar la Biblia en el bosque”. Con lágrimas en los ojos, la señora aceptó encantada. Ahora estudian en el bosque seis días a la semana. Dependiendo de la estación del año y del tiempo, a veces necesitan un paraguas y una linterna.

Recuerde una cosa estas historias son  verdaderas y es la vida de otras personas

DOY GRACIAS”  que me soporto en el ano 2015 y este  es mi ultimo post por este ano  los  veo en ano  2016 aquí .

atte allworktogether  pedro a rodriguez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s